Uno de los problemas más comunes en las pequeñas y medianas empresas, es que el dueño está muy metido en la operación de esta, lo cual le demanda casi la totalidad del foco y visión para asegurar que el negocio está mejorando.

Tenemos que entender que el negocio necesita un equilibrio entre la operación, la administración y la mercadotecnia.

Además de encargarnos que todo salga bien, a la hora de entregar nuestros productos o servicios, necesitamos traer constantemente nuevos clientes y asegurar que los actuales regresan una y otra vez y desde luego, administrar bien los recursos para asegurar que el negocio es rentable y genera utilidades.

Para comenzar a generar este equilibrio, te recomiendo sigas estos tres consejos:

  1. Desarrolla un plan de Marketing, establece metas de ventas, usa estrategias y mide consistentemente los resultados para asegurar que vas por el camino correcto.
  2. Administra correctamente tus ingresos y gastos, conoce tus márgenes y punto de equilibrio.
  3. Encuesta frecuentemente a tus clientes y descubre lo que debes cambiar para darles un mejor servicio.
Compartir